Tiempo de Noticias
Formosa, 22 de Setiembre de 2017
{SUPERDESTACADO}
    03-08-2016  |  Internacionales
  |   838  |     
PARAGUAY
Buscaban "plata yvyguy" debajo de patio del banco estatal más importante del Paraguay


Lo que comenzó con la búsqueda de un túnel que iba a ser usado para robar al Banco Nacional de Fomento (BNF) desveló una desenfrenada y secreta búsqueda de un "tesoro" que estaría ubicado debajo del patio de la sede del banco, ubicado en el microcentro de Asunción. Están al tanto de este caso el presidente del BNF, el comandante de la Policía, el jefe y el subjefe del área contra Delitos Económicos, quienes tratan el hecho como "un trabajo de inteligencia de orden nacional". Dos "buscatesoros" brasileños tuvieron acceso a información sensible y privilegiada con autorización de las autoridades.




La supuesta presencia de un cofre metálico escondido debajo del patio de la sede central del Banco Nacional de Fomento (BNF), la entidad bancaria estatal más importante del vecino país, consiguió despertar la atención del titular de la centenaria entidad financiera y de altos jefes policiales de ese país.
De acuerdo con una versión presentada por dos brasileños, el baúl se encontraría oculto a unos 12 metros de profundidad. Para llegar a esta conclusión presentaron los resultados de un supuesto escaneo a la sede central del BNF ubicada en el microcentro de Asunción, en la zona más turística frente al Panteón de los Héroes.
Lo más llamativo es que la Policía Nacional del Paraguay, de la mano del jefe de Delitos Económicos, Abel Cañete, autorizó el ingreso a la sede del banco a dos civiles brasileños que se presentaron como agentes de Inteligencia de la República Federativa del Brasil. Fueron estas dos personas, llamadas Volmir Ganguilher y Eder De Oliveira, quienes realizaron el escaneo con un equipo denominado "Earth Imager EXP 5000" , que no es otra cosa más que un simple detector de metales. Ninguno tiene credenciales oficiales, según confirmó el jefe de Delitos Económicos.
La Embajada de Brasil informó que ni Ganguilher ni De Oliveira fueron acreditados por la representación diplomática para realizar tareas oficiales dentro del Paraguay. Aún así, ambos obtuvieron autorización para moverse a sus anchas dentro del BNF.
El informe del supuesto escaneo que detectó la presencia de un mineral debajo de la sede del BNF está en poder de la Policía Nacional, que aseguró que no quiere entregarlo porque contiene "información sensible" y "porque la investigación sigue en curso".
Según Cañete, fueron notificados de este hecho el comandante de la Policía, Críspulo Sotelo, y el presidente del Banco Nacional de Fomento, Carlos Pereira.
Pasaron ocho meses para que esta información salga a la luz. Las autoridades manejan a esta búsqueda como "un trabajo de inteligencia de orden nacional", argumento que esgrimen para justificar el alto nivel de secretismo con el cual se estuvo manejando la información todo este tiempo.


Solo por el equipo

Abel Cañete comentó que los brasileños tuvieron acceso al BNF en enero último porque el equipo que tenían era mejor que el de la empresa de seguridad privada Prosegur, a cargo de la seguridad de la entidad bancaria.
"En Inteligencia muchas veces se acude (a civiles). Como nosotros no tenemos equipos para realizar esas tareas, hemos accedido a equipo de extranjeros. Son personas que trabajan siempre con nosotros. Nos acompañan en ciertos lugares. Estas personas tienen suficiente experiencia en la búsqueda de tesoro, túneles. En realidad tienen el equipo para hacer el escáner. No pudimos llegar a concretar con el equipo de Prosegur, porque ellos tienen un equipo que solo hasta 3 metros puede detectar. En aquella oportunidad era de 6 metros. No podemos certificar que sea oro. Tenemos información de que hay un cofre", indicó el alto funcionario policial.
Sin que se le mencionara una sola vez la palabra oro, el mismo Cañete indicó que no necesariamente tendría que ser oro lo que habría allí, sino que podría tratarse incluso de piedras preciosas.


Con viejos "mapas"

Los brasileños decían manejarse con unos mapas supuestamente robados de unos archivos del Brasil y que los habría escrito el vicepresidente Domingo Francisco Sánchez (1795-1870) para el entonces presidente Francisco Solano López durante la Guerra de la Triple Alianza.
Estos planos fueron publicados por el historiador Jorge Rubiani en su libro "Historias Secretas del Paraguay. Tomo III" y en él se explica que estos documentos nunca fueron estudiados, por lo que se desconoce si son verdaderos o no.
Dentro de estos mapas se describe una red de supuestos túneles subterráneos que convergen en un "depósito central", que algunos afirman está debajo del BNF.
Rubiani expresó que fue visitado por estos dos brasileños junto con la fiscala Clara Ruiz Díaz y el propio comisario Abel Cañete, para que les asesore con relación a la existencia de esta red de túneles y el presunto tesoro detectado bajo tierra.


Contradicciones

Volmir Ganguilher y Eder De Oliveira son dos civiles brasileños que se presentaron como del servicio de Inteligencia del Brasil, aunque la Policía afirma que son técnicos que tienen un equipo especial que puede detectar profundos túneles. La Embajada de Brasil en Paraguay informó que ni Ganguilher ni De Oliveira fueron acreditados por la representación diplomática para realizar tareas oficiales dentro del Paraguay.
El titular de Delitos Económicos, Abel Cañete, manifestó que estas personas ayudaron a la investigación sobre supuestos túneles que iban a ser usados por criminales del Primer Comando Capital (PCC), la organización criminal más importante de Brasil, para atracar un banco de la ciudad de Asunción. La información se recibió en diciembre pasado, entonces empezaron a trabajar tanto Ganguilher como Eder De Oliveira, con la anuencia de Cañete, en 11 bancos de la capital paraguaya. En el Banco Nacional de Fomento del centro de Asunción, el informe que dieron fue que había una "gran cantidad de minerales" enterrados bajo tierra. Esta notificación no consta en la remisión que se realizó al fiscal Ángel Ramírez.
Ninguna autoridad quiere asumir el pago por los servicios de estos "buscatesoros". El presidente del Banco Nacional de Fomento afirmó que el ente no lo hizo. Tampoco el titular de Delitos Económicos, Abel Cañete, quiso asumir los gastos, aunque sí dijo que "aplaudía" la colaboración de los "cazatesoros". El comandante de la Policía Nacional, Críspulo Sotelo, aseguró que "no puede saber todo" y remarcó que la Policía no pagó a estos hombres.
Otra de las contradicciones que surgen en el caso guarda relación con lo dicho por el presidente del BNF, Carlos Pereira, quien manifestó este miércoles a radio ABC Cardinal que "siempre ponía a conocimiento de estos hechos a los integrantes del Consejo Directivo del BNF" . Dos de ellos dijeron que nada sabían: se trata de Antonio Zorz Carrón y de Jorge Lavand.
El informe en que se da cuenta de la existencia de un presunto cofre debajo de la sede del BNF fue elaborado en enero por Delitos Económicos. Llamativamente, no consta en la remisión que hicieron al fiscal Ángel Ramírez. Según el comisario Abel Cañete, esta es "información sensible" y por eso no la divulgaban.
El lazo entre Cañete y Pereira es estrecho: la hija del jefe de Delitos Económicos fue nombrada como jefa de Sección de Gabinete de la Presidencia del BNF solo un mes después de conocerse ese informe en que se da cuenta de los minerales que están debajo de la sede del banco.
Eder de Oliveira, uno de los "cazatesoros", dijo a ABC Cardinal casi con sorna que no podía "negar ni confirmar" que sea un agente de Inteligencia de Brasil y que él, junto a Volmir Ganguilher, se dedicaban a inspeccionar "todos los suelos del Brasil".


NO HAY COMENTARIOS AUN.




  Los más leídos de mes





Tiempo de Noticias   |   © Copyright   |   info@tiempodenoticias.com.ar Hosting, Streaming y Desarrollo Web